Reseñas

«Lo que el hielo atrapa» de Bruno Nievas

17183g

Soy muy maniático con mis lecturas. De un tiempo a esta parte no hago más que leer manuales de escritura, cursos de literatura y cosas así, pero siempre saco tiempo —por lo general, por la noche— para disfrutar como lector. El problema es que como quiero ser escritor, tengo que leer a los grandes, a los clásicos y a los que innovan.

Todo eso está en «Lo que el hielo atrapa».

¿Donde está la innovación? Es una novela de aventuras que narra la expedición de Shackleton a la antártida. ¿No?

Sí, mi querida voz en off. La genialidad reside en su planteamiento. Desde hace tiempo se especula con quién era esa «cuarta presencia» que Shackleton contó que a veces les acompañaba en el hielo… Bruno nievas le da nombre, apellidos y una historia fascinante.

Segunda innovación: la estructura de la novela. Plagada de flashbacks, recuerda a la serie de televisión «Lost» pero, claro, con un buen guión y sin cabos sueltos absurdos —Lo siento por los fans de «Perdidos», pero si bien la primera temporada me pareció una genialidad, el resto me resultó infumable—. Estas escenas del pasado nos ubican a todos y cada uno de los personajes, dotándolos de una descripción y unas motivaciones cuyos desarrollos rozan lo obsesivo.

Creo firmemente que parir esta novela ha sido una suerte de obsesión para Nievas, la documentación que ha debido manejar se me antoja descomunal, con detalles como la comida, la música, los materiales, logrando ambientar de manera soberbia esta epopeya. Sé que han sido dos años trabajando en ella, desde luego ha aprovechado cada minuto de ellos.

¿Por qué dices que es clásica?

Por su segunda estructura, la de la trama principal. Sigue un patrón efectivo y conocido: el de la sucesión de pruebas y su superación, pero bañándolo en una narración en la que se solapan acción y emociones, donde los personajes piensan, se quejan, evolucionan y cambian de manera creíble.

No voy a preguntar ya por lo de «grande»…

Pero te lo voy a responder: «Lo que el hielo atrapa» eleva a la categoría de Grande a Bruno Nievas por una razón muy sencilla, no sobra ni falta nada. Todo cumple la función para lo que ha sido escrito: entretener. Y lo hace de manera amena, directa y vibrante. Además no hay blanco y negros, hay gris. No hay buenos y malos, hay personas. Hay seres humanos embarcados en lo que, probablemente, fue la última gran aventura sobre la superficie de la Tierra.

En resumen, en «Lo que el hielo atrapa» Bruno Nievas consigue que sientas el frío atroz de la Antártida, que empatices con sus personajes y que te agobies pensando en si saldrán con bien de esta aventura.

Edita Ediciones B y está disponible en digital y papel.

Nada más que añadir. Ahora a volver a dar la tabarra a Doc Nievas para que escriba otra novela.

“¿Quién era Brian White?” de Blanca Miosi

BW

Muchas veces somos incapaces de recordar qué nos llevó a leer determinado libro, si fue la portada, la sinopsis, la recomendación de un amigo… No es el caso, hoy.

Llegué a “¿Quién era Brian White?” porque es obvio que soy fan de su autora, porque necesitaba sumergirme en algo diferente a lo que suelo leer y como terapia para desintoxicarme de todo lo que había leído sobre electromagnetismo, terremotos, plagas bíblicas y demás que están conformado parte de la documentación para mi siguiente novela… Pero no podía imaginar qué me iba a encontrar en sus páginas.

Un inicio suave, sin estridencias, como un allegro ma non troppo en música clásica –pero que nadie se confunda, a un ritmo nada aburrido–, en el que vamos conociendo poco a poco algunos de los protagonistas, me hizo ver que estaba ante una novela “de personajes”, mis favoritas en los últimos tiempos.

Después de ver la infancia de Brian White, pasamos sin ruido a su adolescencia, a sus amores, a su Amor, ese que le quita el sueño y le descubre lo mundano de la vida, a sus estudios, a su triunfo.

Sinceramente, a mitad de libro no sabía por dónde podía salir la Miosi…

No, no sabía que estaba leyendo. ¿La crónica de una generación muy preparada para el triunfo, pero analfabeta en sentimientos? ¿El inicio de una saga familiar?

Entonces comenzaron a salpicarse los misterios, pero suavemente, de nuevo sin grandes boatos literarios, como ocurren en la vida que te dejan pensativo y sigues.

Y después de veinte capítulos vi claro lo que Blanca Miosi nos contaba y que no voy a revelar para no estropear a nadie tamaño disfrute.

Sólo apuntaré que una de las más Grandes Historias de la Humanidad ha sido reescrita con cariño, con amor, con ojos actuales y sin abultada pretensión.

Para mí gusto lo tiene todo: unos personajes fabulosamente bien construidos, con claroscuros, con evolución, redondos; una trama que atrapa y juega con el lector; un manejo del tiempo que hace que vivamos veinte o veinticinco años sin notarlo; una espiritualidad nada afectada… En resumen: una novela que podría haber sido un evangelio pero que resulta un viaje a través de una vida excepcional.

Para terminar me voy a atrever a una tremenda osadía, sugerir a la autora otro título: “¿Quién no ha querido ser Brian White?”. Perdóname, Blanca.

“¿Quién era Brian White?”, a la venta en Amazon.

“El manuscrito I, el secreto” de Blanca Miosi

El Manuscrito

Nicholas Blohm, un escritor frustrado, encuentra cierto día en el parque un extraño personaje: un comprador-vendedor al peso de libros usados. El hombrecillo reconoce a Blohm por haber leído de él un par de libros, y decide regalarle un manuscrito que extrae de la colección que guarda en una enorme bolsa negra de plástico.El escritor empieza a leerlo y advierte que se trata de un manuscrito especial. Cuando lo cierra desaparece la historia, es decir, todo lo que en él había escrito.

Este enigmático inicio abre las páginas de “El manuscrito I” de la autora Blanca Miosi. He de decir que ya había disfrutado del arte de esta escritora en “El Legado” pero esta historia, como juntaletras que intento ser, me captó poderosamente la atención por su original planteamiento.

La poderosísima imaginación de Blanca y su maestría escribiendo sin artificios ni complicaciones innecesarias para el lector, nos hace partícipes de la desesperada búsqueda de Nicholas pero a la vez también del protagonista del relato que él había leído y que resulta ser real, cuya historia estaba en esas páginas de ese extraño libro… Extraño, ¿verdad? Pues añadamos de telón de fondo, como una ominosa sombra, ciertos experimentos realizados en la Segunda Guerra Mundial…

No se puede contar más sin destripar esta gran historia que Hollywood debería tener en cuenta, porque al estilo clásico de las grandes aventuras del siglo XX saltaremos de Estados Unidos a Roma, a Armenia, a medio mundo tras este secreto con unas sorprendentes inflexiones en la narración que harán que no dejemos de leer.

Para mí “El Manuscrito I” tiene todos los elementos para ser una lectura obligada para disfrutar y desconectar de la realidad… ¿O somos nosotros los protagonistas de otro libro? La Miosi me deja esa terrible duda.

Está a la venta en Amazon desde 0.94€.

“Los pasajeros” de Gabri Ródenas

LosPAsajeros

Cuatro personajes excéntricos y un gato, viajeros del tiempo, crítica social y una gran aventura es lo que me viene a la cabeza cuando pienso en “Los pasajeros” de Gabri Ródenas que acabo de terminar de leer. Sí, parece la sinopsis de mi “Una conspiración mundial secuestró a mi perro…“, pero ahí acaban las similitudes (Afortunadamente para mí porque las comparaciones son odiosas y yo saldría perdiendo por todos los lados, claro).

“Los pasajeros” es el relato de un viaje iniciático hacia las entrañas del Cambio (con mayúsculas) de cuatro personajes a cual más curioso: Una filósofa con tecnofobia (o tecnodesprecio, mejor dicho) contratada por una misteriosa organización, un médium de refinados gustos totalmente opuesto a la imagen que tenemos de estos psíquicos, un crío que ha vivido en una furgoneta por culpa de la crisis económica y El Zorro.

Sí, El Zorro, don Diego de la Vega. El justiciero que se enfrenta a malvado en Los Ángeles a principios del siglo XX es uno de los cuatro protagonistas humanos de “Los Pasajeros”. Ródenas vuelve a demostrarnos que en literatura todo es posible e integra perfectamente un personaje que, a priori, puede parecer que no pega ni con superglue. Pues encaja. Y de qué manera.

Y nos falta Cata, una gata callejera recogida por Nico, el chaval desahuciado con su padre por el sistema, con junto a los cuatro humanos forman esta extraña pandilla que funciona como una familia al estilo de “Los 4 Fantásticos” realmente bien a través de las páginas de la novela.

“Ya, pero ¿de qué va?” os preguntaréis. Difícil pregunta… Digamos que Ródenas, una vez más tras “El bunker de Noé” y “Estación Orichalcum”, nos va dejando migajas de la trama según transcurre esta y no es hasta la mitad del libro que comprendes qué estás leyendo. La crítica social a nuestros días, a la crisis, a sus responsables, está presente en sus páginas junto con explicaciones muy didácticas sobre el Multiverso, los viajes en el tiempo y demás elementos del atrezzo de esta obra.

Pero que nadie se asuste: “Los pasajeros” no es una árida obra sesuda (aunque contiene enormes píldoras de sabiduría y de reflexión) e intensa: es una aventura. Y es una aventura al más puro estilo Ródenas: con ese toca de glamour canalla que le caracteriza en el que se combinan “egregios vinos” con trajes a medida, zapatos italianos y cochazos de lujo clásico con momentos de humor, acción y seducción y fabulosos diálogos (sobre todo por parte de la protagonista femenina, otro sello Ródenas: mujeres fuertes, divertidas e inteligentes a las que cuesta seducir).

Es muy difícil contar “Los pasajeros” a alguien que no la ha leído sin destripar la historia por lo que os propongo un ejercicio de acercamiento mental: meted en una turmix la medida justa de ciencia ficción, añadid clásicas historias de reclutamiento de superhéroes para el inicio, dadle unas gotas de Dark City, sazonad con filosofía y física cuántica al gusto y ya lo tendréis… Pues imaginad el resultando creado con el talento escribiendo de Ródenas. Insuperable.

Esta vez Gabri publica con B de Books, la editorial que también fichó en su día a Bruno Nievas, y lo sigue haciendo con el desparpajo y la frescura de un autor indie. Está disponible por ahora sólo en eBook aquí, aunque prometen una edición en papel en breve.

Si quieres divertirte, entretenerte y pensar un rato sin que te duela la cabeza, te recomiendo “Los Pasajeros”. Sin duda alguna, Ródenas al 200% y más lúcido que nunca.