22.000 bodas y un funeral

Nunca entendí el revuelo causado entre las filas peperas por la Ley 13/2005 (conocida como la Ley del Matrimonio Gay) aunque sí comprendí los ataques de la Iglesia a la misma (¿Qué iban a hacer?). Digo que no fui capaz de llegar a comprender a Mariano y sus colegas cuando es obvio que entre sus filas se encuentran homosexuales (más ocultos que otra cosa) a los que su oposición relegaba a ciudadanos de segunda que no tendrían derechos que los heterosexuales sí disfrutamos.
Tampoco he comprendido nunca la historia del recurso que acaba hoy (06.11.12) y que previsiblemente mandará al carajo las intenciones Populares. ¿Que no lo llamen “matrimonio”? ¿Que lo llamen otra cosa? Bien, si es un tema lingüístico la que debería opinar es la RAE ¿no? Pero tras esta absurda discusión se esconde una cuestión de fondo que a mí me preocupa: ¿Hasta dónde estoy dispuesto a permitir que se entrometa el Estado en mi vida? Personalmente, muy poco, pero he tenido la desgracia de nacer en un país que te dice dónde fumar, que anuncios ver, que es cultura, etc…
 
El “peligro del matrimonio gay” radica en dar la libertad a los individuos, algo que detestan profundamente izquierdas y derechas (por mucho que algunos se proclamen libertarios y otros liberales). Si “Papá Estado” o “Mamá Patria” no tienen nada que decirnos a los ciudadanos, si yo puedo casarme con una señora o un señor libremente y ellos no pueden meter mano y si yo soy lo suficientemente maduro como para aplicar mi propia Ley Natural (“Te quiero y me quieres. Unamos nuestra vida”) y establecer ese contrato, ese compromiso, públicamente ante la sociedad ¿Qué demonios pintan muchos de los parásitos a los que llamamos políticos, jueces y demás?
La libertad individual es peligrosa para ellos. Significa un pueblo formado y capaz de pensar (justo lo opuesto a lo que fomentan) y que no necesitar hacer las cosas “como siempre se han hecho”.
Un estado mínimo, reducido al máximo y que no se meta donde empieza mi libertad como ciudadano. ¿Una quimera?

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>