Amazon

“El manuscrito I, el secreto” de Blanca Miosi

El Manuscrito

Nicholas Blohm, un escritor frustrado, encuentra cierto día en el parque un extraño personaje: un comprador-vendedor al peso de libros usados. El hombrecillo reconoce a Blohm por haber leído de él un par de libros, y decide regalarle un manuscrito que extrae de la colección que guarda en una enorme bolsa negra de plástico.El escritor empieza a leerlo y advierte que se trata de un manuscrito especial. Cuando lo cierra desaparece la historia, es decir, todo lo que en él había escrito.

Este enigmático inicio abre las páginas de “El manuscrito I” de la autora Blanca Miosi. He de decir que ya había disfrutado del arte de esta escritora en “El Legado” pero esta historia, como juntaletras que intento ser, me captó poderosamente la atención por su original planteamiento.

La poderosísima imaginación de Blanca y su maestría escribiendo sin artificios ni complicaciones innecesarias para el lector, nos hace partícipes de la desesperada búsqueda de Nicholas pero a la vez también del protagonista del relato que él había leído y que resulta ser real, cuya historia estaba en esas páginas de ese extraño libro… Extraño, ¿verdad? Pues añadamos de telón de fondo, como una ominosa sombra, ciertos experimentos realizados en la Segunda Guerra Mundial…

No se puede contar más sin destripar esta gran historia que Hollywood debería tener en cuenta, porque al estilo clásico de las grandes aventuras del siglo XX saltaremos de Estados Unidos a Roma, a Armenia, a medio mundo tras este secreto con unas sorprendentes inflexiones en la narración que harán que no dejemos de leer.

Para mí “El Manuscrito I” tiene todos los elementos para ser una lectura obligada para disfrutar y desconectar de la realidad… ¿O somos nosotros los protagonistas de otro libro? La Miosi me deja esa terrible duda.

Está a la venta en Amazon desde 0.94€.

“Invierno humano” de Kiko Labiano

inviernoUn bosque, una humanidad que ha pasado por algo que la ha hecho retornar a un sistema de clanes y violencia, mucha violencia empapan las páginas de “Invierno humano”, debut de Kiko Labiano.

Una distopía en la que la sociedad ha caído, en la que la vida de un ser humano tiene un valor cercano a cero y en la que la angustia por sobrevivir domina cada palmo de tierra.

Poco más se puede revelar de una trama que atrapa, en la que los personajes, muy bien construidos, encajan a la perfección y que me ha recordado a la serie “Lost” pero bien hecha. ¿Por qué digo esto? Porque Labiano teje una serie de misterios alrededor de su obra que te mantienen pegado a sus páginas y los expone, los cierra, no quedan historias colgando ni mucho menos hay respuestas complacientes.

Un final soberbio, digno de la novela, cierra este “Invierno humano” que ya se ha colado en los primeros puestos de su sección (Ciencia Ficción) en Amazon por derecho propio.

Consíguela aquí en edición ebook.

El poder de Twitter

A raíz de leer este interesante artículo de Marlene Moleon me doy cuenta de que aún puede quedar gente que piense que Twitter es una red social “insustancial” y llena de “cháchara incoherente”. Nada más lejos de la realidad.

El poder de Twitter es descomunal. Y más para un escritor indie. Es la máquina de promoción perfecta, es el boca-a-boca llevado al extremo tecnológico.

Empecé en Twitter por un desencanto personal en Facebook (una discusión acerca de la hipocresía humana me hizo darme cuenta de la endogamia de la red de Zuckerberg) y descubrí un mundo de libertad donde absolutos desconocidos podían pensar como yo, podían expresar ideas diferentes y donde decías lo que te daba la gana sin arriesgarte a que tu primo, tu cuñado o tu sobrina te censuraran por hablar.

Siempre digo que “hay muchos Twitter” y es verdad: hay gente comprometida socialmente que lucha por lo que considera justo, hay periodistas (de carrera y aficionados) que te informan de lo que ocurre a la velocidad de la fibra óptica y antes de que “Los Medios” se enteren. Y luego estamos los que hacemos el ganso: los que nos dedicamos a tuitear sobre humor, a hacer juegos de palabras, a construir microescenas cómicas… Yo me metí en este último grupo voluntariamente porque es lo que he hecho toda mi vida, aunque también reconozco que muchos de mis tuits tiene mucha crítica a los políticos actuales (sean del pelaje que sean).

Cuando me decidí a publicar mi primer libro “Se puede ser imbécil a los 40” ya tenía una buena legión de followers (unos nueve mil) que me ayudaron con la promoción muchísimo. Después llegó “Antonio mató a Luis…” y la cosa se disparó con más followers, más ayuda, más apoyo y… @Luis_Endera.

¿Por qué nombro a un follower en particular? Por un motivo muy sencillo: Luis leyó “Antonio mató a Luis…” y decidió que quería hacer una película con esa novela mía. De no haber existido Twitter no hubiera sido posible, estoy convencido.

Y después llegó @Picuetin, con el que contactamos Luis y yo también por Twitter y que protagonizará la película… Y @Eva_Hache que leyó también la novela y dijo que le había gustado en Twitter y… Mucho más que no hubiera sido posible sin esa red social. Mis novelas han llegado al #1 de amazon gracias a los 140 caracteres que pueden parecer muy poco, pero que, creedme, son mucho.

¿Y porqué Twitter sí y otras redes no? Por algo muy sencillo: el comprador de amazon lo hace “a un click” y si ha visto comentarios positivos, recomendaciones y el enlace a tus libros en Twitter, tan solo tiene que hacer un gesto con el ratón.

Lo bueno es que ahora ya no me recomiendan únicamente “mis amigos” y me encuentro con gente, que no me sigue, hablando (incluso bien) de mis novelas.

Y no sólo de recomendaciones vive el indie… Me ha permitido entrar en contacto con otros autores en la misma situación que yo, intercambiar experiencias, aprender muchísimo, forjar amistades… En resumen: hacer un master en esto nuestro y acariciar el éxito con mis novelas.

Todo ese éxito se lo debo a la gente que desde el principio me apoyó en Twitter y a los que dediqué mi segunda novela “Una conspiración mundial secuestró a mi perro…”. GRACIAS.

Sigo escribiendo…

El después

PortadaPapel001Escribo esto justo tras haber subido a CreateSpace todos los archivos de mi nueva novela “Una conspiración mundial secuestró a mi perro para que yo no contara todo lo que sabía”.

Estoy agotado.

Ya sé que muchos dicen que escribo a toda velocidad, que si soy el nuevo Cesar Vidal (no, gracias) y que si escribir humor es fácil. Bueno, es su opinión.

Ahora me entran los miedos ¿Se entenderá? ¿Se me habrá escapado alguna errata? Mis lectores beta (gracias, benditos) me dicen que está bien, mi intuición lo mismo, como las varias y concienzudas correcciones que hemos hecho varias personas, pero ahora soy todo dudas.

Es curioso porque con la primera novela no me pasó. Supongo que era la inconsciencia de escribir algo sin mayor pretensión que reírme yo y que lo leyeran tres. Pero esto ya se ha vuelto algo más serio.

Lo más gracioso es que estoy convencido de que esta segunda es mucho mejor que “Antonio mató a Luis en la cocina con un hacha porque le debía dinero” en todos los aspectos: los personajes, las tramas (¡Gracias Bruno Nievas!), el final (¡Gracias Yago y Robert!), todo… Pero ahora no lo veo.

Voy a desconectar un rato, a olvidarme de la novela hasta que CreateSpace me mande ese mail que todos esperamos cuando le damos a “Submit”.

Hoy no sigo escribiendo…